Búsquedas
eu - es - fr

Consultas populares > Urbina

 

Urbina

El 16 de julio de 2006 el pueblo de Urbina dio un NO rotundo al proyecto del TAV, en una consulta popular organizada por los propios vecinos del pueblo. De las 115 personas mayores de dieciocho años empadronadas en el pueblo, 108 contestaron NO a la pregunta "Estás a favor del TAV?". Se puede decir más alto, pero no más claro. ¿Qué bonito ejemplo de democracia el que ofreció el pueblo de Urbina ese día! ¡Felicidades Urbinatarras!

Como hemos visto después, no se le ha hecho gran caso a esa decisión desde "ahí arriba". A los diez meses de la votación, comenzaron las obras en la parte de Luko y cada vez vemos más negro lo que ese "monstruo" (ese "monstruo" que conforman el gobierno español, el gobierno vasco y la diputación) nos depara. Artimañas, falta de información, represión (el camino Urbina-Luko parece un pasillo de los cuarteles de Arkaute e Intxaurrondo). La imposición es su estilo. ¿Nos libraremos alguna vez de tales mandatarios?

Censo A favor En contra En blanco Nulos Participación Data
115 0% 100% 0% 0% 94% 2006-07-16

Pero, ¿cómo llegamos a esa consulta popular? ¿Cómo nos atrevimos a hacer frente a la arbitrariedad de nuestros mediocres gobernantes? Pues, aunque parezca una perogrullada, haciendo caso a la voluntad del pueblo. Sí, así lo hicimos. Numerosos vecinos nos hicieron llegar a los junteros del pueblo un escrito en el que nos pedían que la asamblea popular se hiciese cargo de las iniciativas en contra del TAV. En el escrito se reflejaba con nitidez la preocupación de los vecinos hacia un proyecto desconocido, despreciable y dañino, y que se sentía que se nos precipitaba encima (rememorando lo que fue la autopista; "¡qué eras y en qué te has convertido!"). Los junteros no hicimos más que tomar en consideración esa petición. En la siguiente reunión que celebramos en la Junta de Urbina, presentamos la petición, y la asamblea de Urbina aceptó por unanimidad celebrar la Consulta Popular sobre el TAV. Los plazos exigidos por ley, las fechas, los permisos y las papeletas (e incluso qué preguntar en las papeletas), las urnas, etc., son cosas que fuimos concretando tanto en esa misma reunión como en otras posteriores. Después de repartirnos las tareas, nos pusimos a trabajar, y llegó el feliz resultado del 16 de julio del año 2006. Aunque todavía no haya dado frutos concretos, está en manos de cualquiera que crea en la voluntad del pueblo el ayudar a hacer frente al TAV y proyectos destructores semejantes.

No me voy a alargar más explicando los motivos de hacer una Consulta Popular. Que hay que escuchar al pueblo lo decimos todos muchas veces, se nos llena la boca con ello. Pero, ¿cuántos cumplen luego lo prometido? Los del actual gobierno vasco y sus compinches españoles desde luego que no. Para ellos todo mi desprecio y para vosotros (a todos los que intentáis hacer frente a las imposiciones) toda mi consideración y todo mi cariño: ¡aupa! ¡No os rindáis! ¡No al TAV!

Araba, 12 de mayo del 2007
Josu Ormaetxea Antepara
Ex presidente de la Junta de Urbina

 
ahtgelditu -abildua- ahtgelditu.org